La imagen corporal es la representación mental que tienes de tu cuerpo y esa idea puede ser positiva o negativa. Dicho de otra forma, te puede gustar o no como eres físicamente. En general casi todo el mundo suele estar disconforme con alguna parte de su cuerpo, o con el cuerpo en su conjunto, pero esto no tiene por qué suponer un problema.

Sin embargo, cuando el malestar con el propio cuerpo es tan intenso que causa sufrimiento psicológico o da lugar a comportamientos que atentan contra la salud física de la persona, esto constituye un problema psicológico que llamamos insatisfacción corporal. Definido de forma más precisa, la insatisfacción corporal es el malestar que una persona experimenta sobre su cuerpo y que la lleva a menospreciarlo.

La insatisfacción corporal se caracteriza por varias cosas. Por ejemplo, produce alteraciones perceptuales, o distorsiones de la imagen corporal, es decir, que hace que la persona se perciba de forma muy distinta a como es en realidad.

Pero también se caracteriza por un discurso mental muy negativo sobre el cuerpo. Es decir, las personas que tienen un problema con su cuerpo suelen desarrollar pensamientos y opiniones sobre su aspecto muy negativos, muy críticos y hasta insultantes.

Otra señal inequívoca de la insatisfacción corporal es que la persona siente una gran cantidad de emociones negativas (y de forma muy intensa) asociadas a su cuerpo: me refiero a sentimientos de tristeza, irá, rabia, vergüenza, frustración o inseguridad.

Por último otra característica de la insatisfacción corporal es que puede provocar comportamientos poco saludables, como por ejemplo dejar de comer o practicar ejercicio físico de forma descontrolada, y también a conductas como dejar de relacionarse con los demás, esconder el cuerpo, evitar salir a la calle, etc.

La insatisfacción corporal es el principal desencadenante de trastornos tan graves como la anorexia y la bulimia nerviosas, pero además puede causar problemas de autoestima, ansiedad, depresión y dificultad para relacionarse con los demás.

Es un problema muy extendido entre la población, sobre todo femenina, tanto que se ha llegado a considerar como un fenómeno normativo entre las mujeres de todas la edades. Hay estudios que muestran que más del 80% de la mujeres en las sociedades occidentales no se gustan, y más aún, un porcentaje alto de estas mujeres están tan acomplejadas que su vida diaria está condicionada por la imagen corporal negativa que tienen de si mismas.

¿Qué está ocurriendo? ¿Cómo es posible que la mayor parte de la población femenina no se guste? Hay algo que no funciona bien en nuestro mundo… Y aviso: la insatisfacción corporal se extiende como una plaga también entre los hombres, y lo que es peor, también en la infancia, sobre todo entre las niñas.