La idea que tenemos de cómo somos físicamente es vulnerable y depende de factores socioculturales como la familia, los amigos, la publicidad y los medios de comunicación. Es más, el poder que tiene estos factores de modificar nuestro autoconcepto es muy alto.

La opinión de los padres resulta ser un indicador de la insatisfacción corporal incluso más potente que el propio físico de los adolescentes. Es decir que lo que se transmite a los hijos determinará en gran parte la imagen corporal que luego tendrán los futuros adolescentes y adultos. La familia enseña a sus hijos, desde muy pequeños cómo deben vestirse, cuál es el modelo de belleza a seguir según su posición social, qué se considera de buen o mal gusto, etc. En el seno de la familia también se comenta, y a veces de forma soterrada, la importancia de la apariencia delgada, se amplifica la importancia del atractivo, se critica y estigmatiza la obesidad. Y por supuesto, la familia nos transmite como somos «físicamente».

Parece probado que a medida que los hijos crecen, los padres tienen una percepción y actitudes hacia la apariencia de sus hijos cada vez más negativas: el aspecto, la alimentación y los hábitos deportivos de los hijos más pequeños se suele evaluar de forma más positiva que en los hijos adolescentes. El aumento de la crítica negativa en la adolescencia puede ser especialmente dañino si tenemos en cuenta que es en ese momento de la vida cuando los hijos van teniendo más iniciativa propia y seguramente contraria a la de sus mayores.

Parece que esta actitud de los padres es debida a que el atractivo físico se entiende como sinónimo de distinción social, de éxito, de competitividad, de sociabilidad, de reconocimiento social o de afirmación, mientras que la gordura y determinadas formas en el vestir se asocian a connotaciones negativas. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos pero si son transmisores de estas ideas contribuyen a perpetuarlas, y peor aún, pueden estar causando, sin desearlo, un sufrimiento innecesario a sus hijos.

Aquí va un buen ejemplo de esto…https://medium.com/espanol/cuando-tu-madre-dice-que-esta-gorda-1a24715ac91d