Aquí os dejamos este magnifico artículo sobre cosificación y empoderamiento que trata sobre uno de los principales problema de las mujeres: la reducción de su valor a su cuerpo o a una parte de este. En este estudio realizado en la Universidad de Granada, los resultados mostraron diferencias de género en la cosificación sexual interpersonal: las mujeres experimentaron experiencias de cosificación en sus relaciones con los demás, en mayor medida que los hombres.

Pero aclaremos antes que nada, el significado de EMPODERAMIENTO Y COSIFICACIÓN SEXUAL. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua; Empoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social y económica de los individuos para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven; Cosificación es convertir algo en cosa, es la acción en la que una persona trata como objeto o cosa a una persona o animal.

Haciendo un análisis un poco más reflexivo y profundo de ambas definiciones, vemos que el empoderamiento se refiere a la capacidad que las personas, en situación de vulnerabilidad, tienen para lograr una trasformación que les permita dejar de ser objeto de otras y consigan ser las protagonista de su propia historia. Es por medio del cambio de mentalidades colectivas y de su capacidad de acción, que las personas pueden lograr el cambio. Es así como la persona consigue sus aspiraciones de desarrollo, bienestar y cumplimiento de derechos y libertades, con las que cuenta como ser humano. Y esto no lo permite la cosificación.

El empoderamiento personal se logra cuando se pasa de la dependencia a la interdependencia pasando por la independencia; logrando esto último, la persona logra empoderar su vida cuando tiene un verdadero control de sus acciones, alta autoestima, seguridad completa en su persona o control de emociones. Una persona está empoderada cuando cuenta con el poder para dirigir su propia vida. Pero esto es lo contrario a la cosificación.

El cuerpo de la mujer o sus partes debe dejar de ser cosificado. Solo así podremos mostrarnos al mundo tal y como somos, sin complejos ni miedo a parecer imperfectas. Tenemos el PODER de nuestra propia naturaleza. Seamos de verdad nosotras, no un producto de uso. Seamos el impulso que necesita la sociedad para cambiar los estereotipos que nos machacan. Vayamos hacia adelante hasta alcanzar que consigamos ser tenidas en cuenta por lo que somos y no por como somos. Desarrollemos la capacidad de crear nuestros valores.

Y si…también me quiero bella y sensual, dispuesta al placer y a sentirme poderosa, tal y como soy: UNICA Y ESPECIAL.