¿En qué piensas cuando te hablan de problemas de imagen o de insatisfacción corporal? Generalmente nos vienen a la cabeza los Trastornos de la Conducta Alimentaria como anorexia y bulimia nerviosa, sin embargo hay otras circunstancias en las que los problemas con la imagen son muy frecuentes e intensos. Por ejemplo en mujeres con cáncer de mama.

¿Cómo afecta psicológicamente a las mujeres al cáncer de mama desde el punto de vista de la imagen corporal? De muchas formas y todas ellas relacionadas con los cambios bruscos que el cáncer provoca en la apariencia.

La mayoría de los problemas con la imagen dependen del tipo de tratamiento que se utilice para combatir la enfermedad. Las mujeres se resienten por la caída del con la quimioterapia o la pérdida de una o las dos mamas con la cirugía. Estos cambios en la imagen causan insatisfacción corporal y mucho malestar con propio cuerpo. Pero estas no son las únicas consecuencias adversas.

Es frecuente en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que tienen que recibir quimioterapia, que manifiesten su temor sobre como afectarán los cambios en su aspecto físico a la relación con su pareja. Las mujeres se sienten menos atractivas y eso influye de manera negativa en las relaciones, no solo de pareja, también sexuales (Harcourt y Frith , 2008). Esto no es extraño, si tenemos en cuenta el excesivo valor que nuestra cultura ha otorgado a las mamas y al pelo como fuentes de erotismo y belleza femenina.

Los tratamientos mas duros y que más consecuencias tiene sobre la autoestima y la sexualidad de las mujeres con cáncer de mama son los quirúrgicos. De entre todos los tipos de cirugía, la extirpación total de la/s mama/s (símbolo por excelencia de feminidad y zona erógena) es el que genera mayor malestar con la apariencia física. Los sentimiento de pérdida en estos casos son devastadores.

En un estudio reciente se observó que las mujeres mastectomizadas tenían mayores problemas afectivos y más sentimientos negativos a la hora de mirarse desnudas ante el espejo (30-37%) y cuando se desnudaban delante de sus parejas (aproximadamente un 50%). Aunque en lo referente al funcionamiento sexual (excitación y orgasmo) no experimentaron cambios significativos, las mujeres estaban más preocupadas por reanudar el sexo, por el rechazo de la pareja y por el hecho simple de tener que mostrar el cuerpo. Además, cuanto más reciente era la mastectomía menos frecuentes eran los encuentros sexuales satisfactorios relacionados con las caricias en el pecho por miedo o por vergüenza (Vázquez-Ortiz, Antequera y Blanco, 2010).

Los tratamientos contra el cáncer de mama van más allá del simple daño físico: afectan directamente a la imagen corporal e indirectamente a otros ámbitos de gran importancia en la vida. Son causantes de mucho sentimientos de malestar, baja autoestima y dificultades sexuales. Por eso es tan importante tener en cuenta cuáles son las necesidades principales de las mujeres con cáncer de mama y adentrarse más allá de lo que se ve a simple vista.

Más aún derribar los estereotipos de belleza femeninos para no tener que sufrir tanto cuando nos desviamos de ellos como consecuencia de los cambios bruscos que la vida nos depara a veces.

Imagen: proyecto SCAR.