La adolescencia es una etapa de la vida especialmente crítica en cuanto al desarrollo de aceptación del cuerpo y de resiliencia frente a los Trastornos de la Conducta Alimentaria. El ambiente familiar en general y la relación entre madres y sus hijas adolescentes es especialmente relevante en la prevención de la imagen corporal negativa y en el desarrollo de problemas psicológicos graves como la anorexia y la bulimia nerviosas.

En un estudio reciente, dos investigadoras analizaron datos de cuatro muestras distintas de madres e hijas, en las que recogieron y analizaron las reflexiones de ambas acerca de cuáles han sido las estrategias de las madres en su intento por promover una imagen corporal positiva en sus hijas durante la adolescencia para protegerlas de la insatisfacción corporal.

Basándose en los datos recogidos las investigadoras han identificado 5 estrategias esenciales utilizadas por las madres:

1.- Procuraban ser sensibles y cautelosas a la hora de hablar sobre asuntos relacionados con el cuerpo y la imagen corporal.

2.- Transmitían a sus hijas información acerca de los peligros de los Trastornos de la Conducta Alimentaria fomentando una mayor concienciación sobre este problema de salud.

3.- Resaltaban los aspectos positivos de los cuerpos de sus hijas, proporcionándoles de esta manera un refuerzo positivo.

4.- Comentaban con ellas y hacían crítica del modelo estético dominante así como el tratamiento del cuerpo y la imagen de la mujer en los medios de comunicación, con el propósito de proporcionarles herramientas para crear una visión independiente de los aspectos relativos al aspecto físico femenino y libre de las imposiciones socio-culturales.

5.- En las conversaciones y consejos que daban a sus hijas centraban el foco en la importancia de elegir lo nutritivo, en lo saludable y en la capacidad de disfrutar de la alimentación y no en la pérdida de peso o en la relación de la comida con la talla y la masa corporal.

Estos aspectos de la comunicación entre madres e hijas han sido un recurso valioso que ha ayudado a las mujeres estudiadas prevenir durante su adolescencia el desarrollo de insatisfacción corporal y los asociados de los Trastornos de la Conducta Alimentaria.

Maor, M. y Cwikel, J. (2016). Mothers´ strategies to strengthen their daughters´ body image. Feminism and Psychology, 26 (1), 11 – 29.